Diferencias entre los Agentes de Seguros y los Corredores de Seguros

Cuando hablamos de corredores de seguros y agentes de seguros muchas veces no tenemos claro sus características y sus diferencias. Es importante tener en cuenta el significado y que conozcamos cada una de  sus funciones.

Los agentes de seguros son asesores y la representación de las aseguradoras.  Pueden ser asesores de las personas física o jurídicas, ya sea por un contrato de la agencia de seguro. Las aseguradoras son los que responden por los actos de los agentes. Son mediadores dependiente, es decir, ofrecen seguros de una sola compañía. Los agentes vinculados son los que trabajan para una aseguradora. Estos, no pueden trabajar como corredores ni como auxiliares que sean externos.

Los corredores de seguros son intermediarios que actúan por cuenta propia, aconsejando al cliente sobre los seguros y sus coberturas según su situación personal. Estos, por ley tienen que presentar ofertas de varias compañías sin tener que estar afiliados, para presentar la oferta que mejor se ajuste a las necesidades del cliente.

Unas de las mejores recomendaciones es trabajar con el que supla nuestras necesidades, que te brinde la mejor atención y cobertura. Ambos trabajan con calidad y honestidad.  Pero teniendo en cuenta estos puntos:

  • Existen dos tipos de agentes de seguros, exclusivos y vinculados.  Estos tienen una relación contractual con la aseguradora que determina tanto las comisiones que reciben como sus derechos, etc.
  • Los corredores de seguros pueden representar una amplia variedad de compañías aseguradoras y comparativos para elegir la solución adecuada y nos ofrecen una oferta amplia en lo que necesitamos.
  • Además su asesoramiento y servicio es sin costo, facilita al cliente una información completa.
  • También tiene asistencia post-venta, ya que mantiene una presencia continua y fija con el cliente.

Otra de las ventajas de los corredores de seguros es que todas las gestiones están centralizadas y que se encargan de defender al asegurado frente a la aseguradora, en caso de que hubiera algún problema, algo que un agente de seguros no puede realizar por su relación con la aseguradora.